martes, 18 de octubre de 2011

MAS


Mas nudos, mas clavos, mas futuro
mas no es lo que se ve
mucho mas es lo que imaginas

Que si el viento cubre mas
que si mas sol abraza
que si la tierra mas sostiene

Que si mas amor
engendra un hijo bastardo
mas cruel que la tumba
mas vil que la sospecha

Que te clava las espuelas
haciéndote amar mas,
mas no mejor

Que si un menos
dado vuelta
es mas temor
o mas sentir
o simplemente
el canto de la moneda
entre celos y amor.

jueves, 29 de septiembre de 2011

MENOS


Menos nudos para armar
menos clavos que arrancar
menos futuro a desandar

Que si un mas
dado vuelta
es un menos
o un no se
o un nada

Que si cariño
es menos amor
O se trata
de menos sentir
O por lo menos
de doler diferente

Resulta 
que al menos, 
si el menos sirve, 
es para estar menos..
que en Diciembre

miércoles, 14 de septiembre de 2011

DESEO CIEGO


Un par de piedras planas
encastradas en los ojos
son las que me impiden ver,
esas que colocaste
con precisión
de relojero suizo.

No fueron tus manos, no.
Han sido tus labios
de besos extraños,
tu lengua de chicle
y tu olor a hierba mojada.

Sin preguntas,
porque huelen a sal,
me intuyo vencido.

El par de ojos planos
encastrados en tu rostro
de medusa y piedra
atraparon mi deseo
sumiéndolo en tu cuerpo,
mi sepulcro a perpetuidad.

lunes, 12 de septiembre de 2011


El celular, el teléfono,
el timbre
gritaron "invisible".
  
La puerta se rió en mi cara
mientras decía:
"ya es tiempo, mujer,
de rendirse"..

Bandera blanca
blandió mi ceguera
al tiempo de cerrar la persiana
y subirse al viento.

sábado, 3 de septiembre de 2011

CANTAR SOLO






Es tu tiempo
de cantar solo.

Y si,
algunos pocos
te pueden
sentir.

En otros
sos el espejo
de la fragilidad
que abre
los sellos sellados.

Palabras y aire,
desenfreno y salirse,
vertigo y giros en la espuma

Sabes..
No es unicamente
tu baile
el que sacude el viento..

El viene
arrastrando
los otros cantos...

Y te juro
que el círculo
mas circulo
mas circulo
hacia abajo
cambiará de lado
cuando vire el espacio
henchido de tiempo

miércoles, 31 de agosto de 2011

ECO


Llevo mi puño
aferrado a tu risa
para sacudirlo bajito
al oído
esos días
en que la estrella equivocada
enceguece mis ojos
y mis pies
no tienen alas.

domingo, 28 de agosto de 2011

EXTRAÑA


Mi silencio
no es vacío,
es espejo.

Y te oculto, 
para evitar
los recuerdos de otra.

Extraña,
porque aprendí
primero
a jugar con las sobras
y después
a hacerlas añicos.

Ya el surco
no brama,
no hiede
Ya no me toca
el juego perverso
del toma y daca.

Y si duele
el reflejo
que mas da,
ya no arden
ni consumen
esas sombras
teñidas de azul.


sábado, 27 de agosto de 2011

ETER


Las palabras no dichas son espacios tangibles de miedo que claman al viento por aire que libere el ahogo. Como bloques de ladrillo, ellas fueron construyendo la muralla de silencio que aisló a Diana del mundo.
Ella se hizo pequeñita, tan pero tan minúscula, que se introdujo en el monitor de la pc y se perdió en el éter de Internet. Se sintió plena y libre allí. Una carita feliz reemplazaba  su sonrisa. Una carita triste evitaba las lágrimas. Un “Te quiero” virtual impedía el contacto personal. Los “amigos” cibernéticos suplantaron a los de carne y hueso, esos que tanto trabajo cuesta mantener y frecuentar. Una manito con el dedo hacia arriba ahorraba explicaciones, razonamientos y saliva.
En esa sustancia brillante que respiran los dioses del cyberespacio, ella sepultó el grito de terror que provoca hacerse cargo de la propia existencia.
Y nunca más volvió a respirar el pesado aire que inhalan los mortales.

viernes, 26 de noviembre de 2010

DISPARIDAD BINOCULAR

Ante sus ojos, el tenía la grandeza de lo inconmensurable. Mar de aguas calmas, paciencia azul y besos de goma espuma.
Claro que Mariana carecía casi por completo de visión en el ojo derecho.
-Puedes estar tranquila. Me importas mucho- le dijo Benjamín en el oído una noche de brillo y tormentas. El único ojo sano de ella lo percibió gigante, luminoso como el Rockefeller Center en Navidad.
Ya que el destino siempre corre hacia adelante y casi siempre lo que ves, es; la mujer resolvió ir al oculista mientras el hombre decidía salir con amigos.
Simultáneamente al tratamiento previo a la cirugía ocular, Benjamín inició la ronda de miedos, dudas y espejos.
Sorprendida hasta los tuétanos, Mariana observó como la silueta de el se encogía, poco a poco y sin pausa.
Desdibujado detrás del -te llamo después- y del -nos vemos la semana que viene- , pronto cabía en la palma de su mano. Terca como una mula, lo aferró en su puño y se encaminó a la operación reparadora de la visión.
Mariana recuperó la vista de su ojo derecho y con ello, la disparidad binocular que es la forma de percibir profundidad, relieve y dimensiones. Abrió el puño para reconocer a su hombre y se encontró con una caricatura minúscula. La observó detenidamente. Sonrió y sin vacilación alguna, la arrojó bien lejos por sobre sus espaldas.


lunes, 22 de noviembre de 2010

AUNQUE LLUEVA RUBEN MANGIALGI MARIA PIA DANIELSEN

Sin ver el sol,
buscando nubes,
cansado de las tormentas.

Y sin embargo mi única estrella
es el caminar juntos,
entre charcos
y aunque llueva

¿Y QUE?

Río mientras explota el calor en mi cara.
Aunque mis ojos no me ven, se que el pecho y las mejillas están rojas. Las burbujas ya hicieron estragos por dentro: eliminaron cercos, surcos y atajos.
Aunque mis ojos no te ven, tus manos aprietan mi tronco y tu aliento juega en mi oreja.
Se retuercen entre mil ideas las palabras:-¡Sos tan especial! ¡Sos hermosa!-, mientras los sabores de las cerezas borrachas se alojan en mi saliva.
Aunque mis ojos no te ven, se que la humedad ya recorre la entrepierna.
Aunque mis ojos no me ven, se que mis dedos son tus dedos disfrazados de nunca. ¿Y que? Puedo recrear mil veces la despedida.

jueves, 11 de noviembre de 2010

ROAD MOVIE

Agosto
El mago: -¿Te espera?-
Ángel sin alas: -No-
El mago: -¿Podemos caminar juntos a la par?-
Ángel sin alas:-Dale-
Septiembre
El mago:-¿Miras hacia atrás? ¿Te busca?-
Ángel sin alas: - Me distrajo el ruido del viento entre las hojas. Miraba un olmo. No, no me busca.-
El mago: -Es tiempo de desechar las hojas marchitas. Mira, tengo un collar de luces para tu cuello, aros de flores, pulseras de caracoles. Te sientan muy bien.-
Octubre
El mago:-¿Te hago reír? Debes saber que mi magia está rendida a tus pies-
Ángel sin alas: -Sorprendes, asombras y veo estrellas    caer a mi paso-               
El mago: -¿Es que vas a mirarme alguna vez?-
Ángel sin alas: -Tienes mis ojos, ya diste vuelta el disfraz.-

viernes, 8 de octubre de 2010

ATRAPASUEÑOS

Su mesa de luz tenía brazos. Lo descubrió la madrugada en que se despertó después de soñar con rústicos brazos de tronco de árbol que desacomodaban los objetos a su antojo. Finalmente encontró la razón de tanto desorden. Lejos de sentir temor o desconcierto, el escritor observó la veta práctica de la situación: A la medianoche, antes de dormir le escribió una nota: “Estimada mesa de luz. En primer lugar quiero expresar mi agradecimiento por los servicios prestados, a saber: sostener el velador, los libros, el vaso, y cuanto objeto dejo bajo su guarda. En segundo lugar, veo que se aburre y juega con mis pertenencias. Se me ocurrió otra actividad beneficiosa para ambos. Sugiero que usted anote con sus preciosas manos los sueños que se me escapan mientras duermo. Son muchos porque me despierto al alba vacío de contenido y debo esforzarme demasiado para hilvanar ideas coherentes en mis textos. Es un acuerdo conveniente para ambos: usted se entretiene y yo jamás pierdo la inspiración. Le dejo, a tales efectos, el cuaderno de notas y la lapicera. Afectuosamente”.Aquel fue el verdadero inicio, nunca revelado por su autor, de la famosa novela “El Atrapa Sueños”.

domingo, 26 de septiembre de 2010

VÍCTIMA


Colocó su corazón en una rústica caja de madera.
Ella lo miraba a través de ojos acuosos.
Inexorablemente repetía la ceremonia convertida en culto: si labios húmedos presionaban el órgano vital sacudiéndole las púas, retornaba al exilio.
Lo habían mordido una vez y nunca más se repetiría tamaña afrenta.
En la caja de madera con tapizado de cilicio languidecía el corazón indemne a todo dolor. Excepto al del propio desamor.

viernes, 17 de septiembre de 2010

LA DOMA

Las neuronas del cuentista literalmente se burlaban de el. Bailaban la danza del olvido sobre la laguna del desierto, a más de confundir vocablos e imágenes en cámara lenta que se negaban terminantemente a coincidir en secuencia. Cual zombi fue hacia el equipo de audio, colocó el CD de ACDC en potencia máxima. Bailó moviendo los brazos como aspas, elevando las piernas como si las impulsaran los hilos de un titiritero, sacudiendo la cabeza de manera frenética. No importa saber si el cuento elaborado en el túnel del movimiento voluntario fue lo mejor que escribió en su vida. Lo que es imprescindible saber es que cada giro violento de su cabeza enlazaba letras con conceptos, imágenes con descripciones, música con cadencia, recuerdos con imaginación transformadora.
Después de ello, desenchufó el audio y se tendió en el sofá. Cerró los ojos y como tetris virtual, se concentró en ir haciendo coincidir los bloques de distinta forma de tal manera que encajaran a la perfección. Con el tetris resuelto en su cerebro, ordenó a las palabras su traducción inmediata.
Ese cuento, “El Sacudón” fue el más elogiado por la crítica y el más recordado entre los lectores del escritor domador de neuronas.

sábado, 11 de septiembre de 2010

GÓMING (bungee jumping)


Cabeza abajo, pies fuera de la plataforma.Uno más de los tantos saltos.Otra vuelta, como trapecista. No. En realidad, un buzo del aire.
Ahora giros alrededor de mi eje. Un tirabuzón en espiral volador.
Es lo que siempre me atrajo. Sin resignación, antes de terminar, voy a disfrutarlo. Es un mar frío de libertad y soledad, ¡Me encanta!
No me acuerdo de los sueños rotos, ni del pasado, lo dejo para otra oportunidad.
Curioso: ya me encontré. No más preguntas: cuerpo, mente, sentidos, alma en bloque.
La lucidez del vuelo revela: soy abismo y me gusta. Soy disparo de eternidad. Soy inmenso.
¡Que placer sentir el hueco! Adivino el choque. Aguardo la colisión.
En el desenlace volví a ser yo.Sin cuerda elástica, un segundo antes del impacto, toqué a mi estrella.
Y me iluminé, finalmente.

jueves, 26 de agosto de 2010

SIN HOJAS

Llevaba demasiado tiempo intentando hacerlo bien. Nunca quedaba satisfecho. Analizaba concienzudamente todas las alternativas posibles: más colores, menos sombras, algo de viento, un poco de agua, un matiz alegre, una pizca de gravedad. Cada etapa era evaluada implacablemente. Y jamás alcanzó sus pretensiones.
Sin ocultar su desencanto, lamentó profundamente su mala suerte.
El libro de su vida carecía de las hojas correspondientes a las instrucciones para su correcto armado.

sábado, 21 de agosto de 2010

TIEMPOS DE JUEGOS (SI SUPIERAS LO QUE PIENSO) MIGUEL DORELO Y PÍA DANIELSEN

TIEMPO DE JUEGOS        Miguel Angel Dorelo y María Pía Danielsen

Él regresa a su casa a esa hora en que la luz del sol se retira lentamente y otras empiezan a encenderse tratando vanamente de imitarla.
Saluda a su esposa y a sus hijos, acaricia al gato.
—Amor, ya llegué, me ducho y cenamos.
—Dale, querido, preparé milanesas.
Toma dos mates antes de pasar por la ducha y de acostarse un rato antes de cenar. Apenas apoya la cabeza en la almohada comienza a imaginarse el fin de semana y un nuevo encuentro con ella. El sonido del motor de la heladera al arrancar le recuerda donde está.
Ella está sola desde hace ya un tiempo. Como casi todas las horas que pasa en su departamento. Prende la tele para no pensar demasiado. Es Jueves, y en algo así como cuarenta y ocho horas él llamará por el portero, dirá soy yo como si existiese la posibilidad de que no lo sea. Y luego el primer beso, después un mutuo como andás; evitando a toda costa referencias dolorosas a hogares actuales y pasados. Después un par de horas para el amor o algo que se le parece, otra hora para un capuchino y los reproches de siempre, mañana le cuento todo y me vengo para acá, siempre decís lo mismo, es que pienso en los chicos, y el andáte por favor final.
Luego, como todas las semanas de los últimos siete meses, se activarán los mecanismos de defensa.
Él, hará el asado dominguero y dormirá la siesta antes de ponerse a mirar el partido. Si los chicos se duermen temprano, tratará de evitar a su mujer, aplazando por enésima vez la confesión redentora que lo convierta de nuevo en hombre.
Ella, se levantará temprano y mal dormida. No podrá evitar el llanto al lavar las dos tazas con los restos de café sabiendo que una sobrará al prepararse el desayuno. Juntará coraje y llamará a alguna compañera del trabajo para que la acompañe esa tarde al cine.
Los putos domingos deberían durar mucho menos.
Por suerte el sueño acumulado le alcanzará justo para llegar a la tabla salvadora del lunes y la rutina oficinesca.
Y el miércoles a más tardar, aunque él no lo haya hecho antes, ella lo llamará y tan solo dirá te espero el sábado y colgará enseguida, no deseando escuchar su voz para aliviar aunque sea en algo el dolor.
Y la rueda seguirá girando casi infinitamente, hasta que alguno de los dos, o ambos, decidan que ya no es tiempo de juegos.


SI SUPIERAS LO QUE PIENSO… (EL OTRO LADO DEL JUEGO) María Pía Danielsen y Miguel Dorelo

—Amor, ya llegué, me ducho y cenamos. Llego a esta casa de mierda y empiezo a extrañarla, carajo.
Apenas traspone la entrada escucha la voz de su mujer, esa que ya no soporta — Dale, querido; preparé milanesas. Las compré, en realidad, Ya ni recuerdo que alguna vez me gustó cocinar para vos. Si supieras que recién llego... El after office estuvo buenísimo.
Él ni siquiera sospecha que la aversión sea mutua. Y es el comienzo de la farsa cotidiana ¡Luz, cámara, acción! Actúen, actúen; el público está atento, manténganlos firmes en sus butacas, deslícenlos lentamente hacia un bonito happy end, será un éxito de taquilla. A lo mejor, quién les dice, hasta ganan un Oscar.
— ¿Alguna novedad? ¿Todo bien en el trabajo?
—Tranquilo, nada fuera de lo habitual. Porque ya es habitual hablar con Martín en el bar y me tranquiliza saber que le gusto tanto.
—Buena la comida, ¡Muy interesante este documental de Discovery Channel!
Por Dios, la ducha no me quitó su olor, tengo ese aroma incrustado en los huesos. Todavía estoy mareado, imposible tragar la comida, ¡quiero salir urgente de esta casa!
—Aja, si muy instructivo. ¿Vas a caminar, te espero en la cama? Ese gato que tanto ama… Se podría ir con el, no soporto sus maullidos ¡Ojalá dejara de verlos ya!
-Si, camino un rato. Puedes ir descansando, no te desveles ¡No puedo tocarte! Ya no deseo tu cuerpo, me cuesta tanto tener sexo aunque sea únicamente una vez por semana.
—Dale, Amor. Veo una peli hasta que vuelvas. Bueno, zafo por hoy…Me hago la dormida o le digo que estoy muy cansada. No se hasta cuando voy a aguantar sus manos en mis pechos, caderas y muslos. Eso; voy a estar profundamente dormida cuando llegues. ¿Cuándo podré salir de esto, cuando tendré el valor de enfrentarte a la verdad? Es que no quiero hacerte daño, pero no puedo sacar a Martín de mi cabeza…
Aplausos por favor: soberbias actuaciones; “Salvando a la pareja” o “Primero la familia” cualquiera de los dos títulos le vendría bien y después de todo no costó tanto.
Lástima que no sea una película.

viernes, 20 de agosto de 2010

VICEVERSA

-¡Te voy a desnudar! ¡Esos trapos de colores son hojarasca, neblina con perfume a sal!- acusó enhiesta en sus sólidas estructuras.
-¿Envidias mi vuelo? ¿Deseas mi infinitud?- repicó su interlocutora, mientras arrojaba sus prendas al fuego y se calzaba a la perfección la última proclama ambiental del novísimo congreso internacional del medio ambiente.
-Me asqueas, deberías desaparecer, nadie te necesita-
-¿Crees eso? La humanidad me adora. Me encuentran en el sentido de la vida, en los huecos vacíos que completo, en las respuestas a las preguntas ciegas, en los recuerdos más vívidos y en la justificación de las acciones equivocadas-
- No habitas el alma de los humanos, entras y la corrompes. ¡Te desprecio tanto!-
-No deberías hacerlo- respondió mientras bailaba con el arte, los sueños, el análisis, la democracia, el amor. –Eres fría, por tanto no cobijas ni empalagas. Un páramo al que también doy vida e identidad. Me provoca risa tu inmovilidad y el orgullo que acarreas. ¿Alguna vez pensaste que soy absoluta? ¿Y que aun puedo llevar en mi vientre partes tuyas? ¿Qué sin mi te evaporas bajo el fuego del instinto? –No reniegues, eres mi hermana, mi viceversa, el anverso y el reverso, unidas siempre la Mentira y la Verdad.

sábado, 14 de agosto de 2010

PÉRDIDAS

Se desprendió sin que pudiera yo evitarlo. Sucedió de repente, mientras el asombro y la incredulidad ocupaban cada espacio de mi miedo. Mientras bajaba, mi cerebro funcionaba a mil, buscando razones. La segunda caída hizo que el dolor que provoca lo definitivo se estrellara en mis oídos. El tercer desgajamiento lo presentí, por tanto, acerqué mi mano y lo recibí suavemente. A la altura del cuarto derrumbe, solo buscaba soluciones para semejante devastación. Si el alma se retuerce de dolor, ese día la mía fue convertida en chicharrón por el aceite más caliente que el infierno. El suplicio invalidante dio paso a la idea de reparar el daño. Me convencí que un excelente dentista abriría mis encías y fijaría los dientes sustitutos. Uno a uno se habían derrumbado todos los dientes de mi boca.
Después de encontrar una posible reconstrucción al estrago bucal, me desperté con la boca abierta. Juro que fui feliz. Cada pieza dentaria ocupaba su sitio, y a pesar de empujarlas con los dedos, permanecieron en su lugar.
¿Tal vez mis pérdidas se volvieron dientes?
¿Encontré en las prótesis dentarias las respuestas a la angustia existencial?

jueves, 5 de agosto de 2010

ROMPECABEZAS

De nuevo, era libre. Despaciosamente, separó cada una de las piezas. La primera, de forma ovoide y ubicada en el extremo superior izquierdo. La segunda, con una cuña pequeña, hizo un mínimo ruidito al desprenderse. La tercera, casi romboidal, estaba prácticamente suelta, en la zona media de su cabeza. La siguiente fue la del extremo inferior derecho, de aspecto sinuoso. Esta costó despegar, tal vez por su forma enredada. La del extremo inferior izquierdo casi salió despedida, ser redondeada fue lo que le dio el impulso. Y así sucesivamente, separó las piezas de su cuerpo y cabeza durante toda la noche. Cada compartimiento estanco cobró vida por si mismo. La soledad se estiró a sus anchas, sin preocuparse por aplastar a la empatía. El egoísmo creció hasta el infinito: la solidaridad se hallaba muy lejos, hablando con el estímulo. El orgullo planeó por sobre los sentimientos, que en realidad no se adaptaban a ser piezas desarticuladas de una personalidad fragmentada y compleja.
En la oscuridad, el yugo cede. Y se agigantan los monstruos que permanecen cautivos.

domingo, 1 de agosto de 2010

DESTINO

-¿Me escuchas? ¿Puedes hablar?-
La médica de guardia interrogaba a Rosa mientras era trasladada en una ambulancia al hospital.
-¿Hace mucho que estás así? ¿Hiciste algo?-
Rosa apenas salía del sopor por breves instantes. La hemorragia llevaba cinco días, mientras yacía tirada en un catre de su rancho. Sus cinco hijos nada pudieron hacer para socorrerla. Hugo le preparaba una infusión de jume y Ester, de cuatro años, le daba mate cocido al bebé en una sucia mamadera.
-Me tienes que contar para que te ayude- insistía la doctora.
Rosa era un animalito asustado. Su mente divagaba:-el Señor de Mailín me va a salvar. ¿Quién se va a ocupar de mis chicos? La policía. El juez. La cárcel. La Antonia, que me hizo el favor con la aguja de tejer.-
La ambulancia continuaba atravesando los polvorientos caminos aun lejos de su destino.
-¿Estabas embarazada y lo perdiste? ¡Avísame! -
Rosa abrió los ojos. Vio al Señor de los Milagros de Mailín que le tendía sus brazos, la cara de sus cinco hijos sin padre, la miseria, el destino de paria que le tocó en suerte por ser mujer y pobre y musitó: -No doctora. No estaba embarazada. Jamás aborté-.

sábado, 24 de julio de 2010

LA OTRA FUNDACIÓN

Cuando el tiempo no existía, o más bien cuando el tiempo era tierra de suelo y naturaleza, conjunción concentrada en manantiales y esteros, la Pachamama la fundó en sus sueños. No una vez. Tres veces. Guiada por Amaru, serpiente alada que atrapa la vitalidad del agua en ríos o vertientes y lleva los componentes de la vida escrito en sus escamas, la ubicó a la derecha del río que atraviesa la llanura. La hizo a su imagen, sencilla y proveedora, pero por sobre todo fecunda. Le donó su esencia femenina que engendra y proteje.
Con la sapiencia de lo inevitable y los dolores del inicio, amalgamó formas, tradiciones, razas y creencias. Fusionó deidades, santos, vírgenes, pueblos originarios, conquistadores, aventureros, música, bailes, rezos y alimentos.
La soñó eje del sincretismo cultural del norte y centro de Argentina: Ciudad Madre de Ciudades y cuna del folclore.
La Pachamama aun duerme y sueña. La Muy Noble Ciudad de Santiago del Estero la cobija en su regazo.

jueves, 22 de julio de 2010

ARROZ CON LECHE

                                                                                                         “Arroz con leche”…
Mmmm me gusta. Mejor si lleva canela y vainilla. Tiene que ser cremoso y dulce.
“Me quiero casar”…
Eso no. Ni aun cuando las leyes lo permitan. No uso corsé. Me ahoga. ¿Porqué ceñir el amor desde el pecho hasta las caderas?
“Con una señorita”…
Ay si, si, si. Mil veces si. Tiemblo cuando labios femeninos me besan, manos de seda exploran mis convexidades y concavidades, susurros agudos se instalan en mis oídos y desaparezco disuelta en el éter cuando me roza esa piel sutil, lisa y almibarada.
“De San Nicolás. Que sepa tejer, que sepa bordar”…
Si llega de la luna, del Barrio La Católica o de Villa Atamisqui es igual. La discriminación de cualquier tipo me saca de mí. ¿Bordar, Tejer? Si lo hace con mis sentidos y el alma, dudo que la deje ir alguna vez.
“Que sepa abrir la puerta para ir a jugar”…
Definitivamente imprescindible. Mucho aire, viento, caricias, risas, sexo, amor, lealtad, libertad. Para jugar el inveterado juego prohibido de las copas sin falo.


martes, 13 de julio de 2010

TRENES


Juan contaba los vagones pasar. El ritual era idéntico todos los días. La policía no lo molestaba. No robaba ni provocaba disturbios. Cuando le tocaba la ronda al agente López conversaban. Era su único amigo y lo hizo partícipe de su secreto: mirar los trenes no significaba matar el tiempo.
El tren de la aurora llevaba el rostro del padre, muerto en la zafra azucarera. El segundo, el de su madre, que hacía las más ricas tortillas. El tren del mediodía era de Julia, su compañera y mujer. La que cuidaba de el y de los tres hijos. El siguiente tren de la tarde, el más largo y bullicioso, reflejaba la cara de sus tres varones. Que jugaban a la pelota y remontaban barriletes.
Los vagones del ocaso resultaban difíciles de observar, por eso se acompañaba con un tinto. El chirrido repicaba en sus oídos de igual manera que el impacto del choque al ser atropellado por el autobus sin frenos.
El último tren de la noche, negro y hermético, que llegaba cuando el alcohol ya había hecho su efecto, se parecía a las tumbas que se llevaron no solo los cuerpos, sino también la cordura de su vida.

viernes, 25 de junio de 2010

ELECCIÓN


-¡Eres verde! Nunca te hubiese imaginado así- aseveró Pablo.
-En realidad, no siempre soy verde. Algunas veces estoy roja o azul o naranja o incluso negra- contestó el alma.
-¿Porqué el cambio de colores?-
- Bueno, depende de lo que hagas conmigo. Si estás belicoso me conviertes en sangre. Si reflexionas cambio inmediatamente al azul. Cuando imaginas adquiero los tonos de la puesta del sol, naranjas y amarillos. Si el dolor no te permite abrir los ojos clausuras mis matices y viro al negro-.
-Perdón- masculló algo avergonzado. -Lamento que tu destino haya sido el de acompañarme-
-Te equivocas. Yo te elegí. Porque mientras corres detrás de tus sueños me pintas de verde. Porque cuando asciendes a los cielos me aferro muy fuerte a tus alas y disfruto el placer de planear. Porque cuando me miras, mi verde se hace más intenso y brillante-
-Pero jamás hable o te vi antes de hoy- repicó Pablo.
-Error. Hablas conmigo mientras piensas y escribes. Me miras cuando te conmueves al leer un texto. Me acaricias cuando juegas con tus niños. Me lustras cuando, cual Quijote, emprendes contra los molinos de viento-
-Te elegí porque casi siempre me tiñes de verde.-

jueves, 17 de junio de 2010

EL ABANDONO


Por tercera semana consecutiva, Joaquín se acostó sin una letra en su haber. Su musa había desaparecido. Antes de cerrar los ojos, alcanzó a divisar su falda a lunares. Instantáneamente, la atrapó por la cintura.
-¡Suéltame!- dijo ella con voz de huída.
-¡Quédate! ¿Porqué me abandonaste?- repicó sin aflojar el amarre.
-Te hice un altar, te invoque, dejé mis ilusiones rendidas a tus pies e ingrata, me transformaste en páramo-
La musa levantó la mirada casi con furia y espetó:
-¡Me aburres! No estoy interesada en ritos, plegarias ni en sueños grandilocuentes alrededor de mis piernas. ¡Ya no juegas conmigo! Volé tus alas mientras recogías en palabras las imágenes del viaje, canté tu melodía mientras me la dictabas al oído, reíamos al unísono sobre el puente entre mi vestido y tu imaginación. Una tarde me veneraste y te creíste mi dueño. ¡Ese día mi magia murió!-
Joaquín reaccionó rápidamente, aflojó un brazo e inició una caricia en el rostro de ella.
-Mea culpa. Ven. Acompáñame a bucear en las profundidades de mi océano esta noche, necesito que me ayudes a encontrar mis perlas. Te prometo que en la mañana, bailaré mientras te preparo el desayuno.-

domingo, 9 de mayo de 2010

ESQUIVA Y CELOSA

Muy pocas veces vas de frente. ¿Es que te escondes de mí?
Sin embargo, te observo a mis espaldas. El agua te disuelve, el sol te agiganta.
Confieso que no te recuerdo con asiduidad. Se que la luna te asusta. Te enrollas y entras en mí.
Sospecho que protagonizas todos mis sueños. Me regalas alas, encuentros, viajes a lugares inexistentes.
Solo algunas noches, sádica y déspota, me pueblas de terror. Y conduces con firmeza las bridas de mis pesadillas más horribles, únicamente para que se imponga tu presencia, te tema y te ame.
Solitaria, celosa y esquiva, mi alter ego, mi sombra.

martes, 4 de mayo de 2010

MATERNIDAD INVERSA


La que espera es regazo yermo,
hueco infinito,
cuna de frío.

Y sin embargo
deviene en madre oscura
al cierre irrevocable
del ciclo de la existencia.

Regala la nada
que se anticipa 
durante la gestación del fin
en la matriz de la vida.

He de llegar a su seno.
Entretanto
soy huérfana de su abrazo,
ajena a su lecho,
pródiga en subsistencia.

No la nombro.
No me reconozco su hija.
Sin embargo, me aguarda.

Y casi con la ternura
de una madre,
me otorga una tregua.

domingo, 2 de mayo de 2010

ESTATUA


-¿Es que no me vas a socorrer?- preguntó la mujer.
-¿Accederás a mi súplica?- requirió el hombre.
-¿Puedes ayudarme?- inquirió el niño.
La estatua de ojos vacuos siguió mirando el destello de las lágrimas.
Si pudiera, invocaría. Si pudiera, lloraría sangre. Si pudiera, se reconocería un instrumento. Si pudiera, ella también blandiría el látigo contra los mercaderes de los falsos dioses.

jueves, 22 de abril de 2010

CARTA DE AMOR

Es porque la vida es circular. Cada renacer reinicia el círculo. ¿Crees que soy un caracol? ¿Me parezco a un laberinto en espiral? Giran mis ideas. Será porque no duermo bien de noche. Me olvido de todo. No soy una mujer. Debo ser una cicatriz.
Ese perverso me sigue usando de blanco. No dejo de moverme. Igual, una que otra flecha me traspasa. Me amenaza. Denuncia por eso. Esta vez no recibí trompadas. ¿Sabes? Tengo disminuida la audición de ambos oídos. Hace ya un par de meses me golpeó con ambas manos al mismo tiempo en los oídos. Leí por algún lado que esa forma de pegar es propia de la tortura, ya que no deja marcas visibles, moretones o heridas. Solamente te perfora el tímpano. Existe una investigación criminal al respecto. No puedo trabajar de la misma forma que antes, no dispongo de tanto tiempo. Menos ingresos, sin manutención. Me quiere robar también. Otro juicio por eso.
Jamás vas a comprender lo que es tener veinte puñales clavados adentro y seguir.
Veo tu cara de hombre enamorado. ¿De que, por Dios? ¿De mi cicatriz? No tengo resto adentro. Nada que dar. Menos ganas de recibir. Es que no huelo a hembra. Mi perfume se escondió muy adentro.
Recién vuelvo de una audiencia con abogados y ese mal nacido. No paro de llorar. Me duele la cabeza, mis ojos están rojos y muy hinchados.
Lo más cómico es que voy a triunfar en todo lo legal, menos en el daño moral que me hace y en el sufrimiento que provoca a mis princesas.
Esta madeja de letras intenta decirte que adoro tus palabras, ellas encantan mis serpientes nocturnas. Que tus mensajes arrastran las brumas y se parecen al tañer de las campanas que anuncian la aurora. Que tus reproches y enojos me conmueven, transformándome en una niña contrariada y feliz.
Ese martes que me rastreaste por toda la ciudad como un sabueso, seguiste mis huellas como un can entrenado, que oliste mis mentiras, que  gritaste como un demente desaforado mientras sacudías mi histeria, conseguiste limpiar de telarañas mi raciocinio.
Otra vez la luz dolía. Demasiado. ¿Es que darse cuenta siempre mata? ¿Girando en el círculo otra vez? ¡Ah! ¡Claro! Soy un trompo sin colores, sin estabilidad, sin dirección.
Bueno. Nuevamente. Vuelvo a lo que reconozco en mí.
No estoy en condiciones de verte.
Por favor, por tu bien, olvídame.
No dispongo del equilibrio emocional y racional suficiente para estar a tu lado.
Sabes, en el fondo, que no va a funcionar.
No quiero hacerte daño y cerca te lo voy a hacer.
Eres especial para mí y lo vas a ser siempre. Estoy llorando también por esto. Por no poder.
Se que te quiero y te extraño, pero eso no alcanza para superar mi tsunami interno y las diferencias que existen entre nosotros. Brillas como un príncipe y yo sigo siendo una cicatriz.
Tampoco te puedo explicar este meollo frente a frente. Me olvido las razones cuando te toco. La magia inunda el espacio, me embriaga, me colma y me lleva al país del nunca jamás. No debo confundirte.
Es necesario que me coloques en el cajón de los recuerdos (en el de los buenos, espero)
Te regalo mi histeria, mi vuelo, mi trompo, mi perfume. Sabes que son tuyos.
Gracias. Por todo. Fui muy feliz cada vez que estuvimos juntos. Beso.
                                                                              Ana, nunca Alicia




Mi reconocimiento, apoyo y solidaridad para con las instituciones que trabajan en contra de la violencia de género y las que luchan por los derechos de las mujeres aun no reconocidos por la legislación. Éxitos y Fuerza.

lunes, 19 de abril de 2010

LUCÍA Y EL PAYASO

-Insoportable-
-Con todo respeto- le dijo a ella, aguando la insolencia.
-¿Por decir la verdad? -¿Es que cuando llueve se dice: hay sol detrás de las nubes y brilla para los dos?- ¿O se dice: te creo, mientras el disfraz raído se desliza y desnuda al payaso sin nariz?- repicó la mujer, al tiempo que limpiaba de adornos al payaso sin luna, con alma minúscula cortada en retazos, ojos vacuos de tanto juzgar, el celo dormido de tanto desear y mudo de tanto ocultar.
-Soportable, en este circo, es sonreír y escapar, cantar y confiar, bailar y callar-sentencia el sabio del traje de arlequín.
Y Lucía piensa.
¿Debo danzar en mi mundo de cicatrices sin pisar?
¿Como consigo oler a miel, si únicamente exudo sal?
¿Que, si las gotas de limón son mi savia, el barro mi puerto, las anclas mis pies?
Lucía y su desierto. Lucía y su pared.
Y lucía, sobre la espalda, su estola de ojos clausurados en tumbas de soportares sin lápidas, mientras abandonaba riendo el circo del payaso intransigente.







domingo, 11 de abril de 2010

COMO SI


Te sigo pensando.
Como si fueses agua y mis ideas peces que solo se desplazan en tu mar. Como si fueses la noche que se hunde en mi piel y empuja rubores a mis mejillas. Como si fueses ciruela madura que espera mis dientes y lengua para quebrar su cáscara y esparcir su olor, sabor y saciedad.
Observo tu juego.
Como si fueses marea, que se aleja y acerca según los deseos de la luna. Como si fueses viento que quiere ser misterio y estela luminosa al soplar. Como si fuese invisible tu ausencia y el vacío que dejas mientras haces tu magia en otro lugar.
Vislumbro el recuerdo
Como si fueses el olor del pan recién horneado que no se puede morder. Como si fueses los colores del amanecer que bendicen el mar y resulta imposible tocar. Como si fueses esa música que corroe el alma, adormece el olvido y lo cubre de sal.

viernes, 9 de abril de 2010

TRINO

El alma es demasiado invasiva y pesada. Mi cuerpo ya no quiere cargarla y mi razón tampoco encontró la forma de dominarla a su arbitrio. Dividida sin más.

domingo, 4 de abril de 2010

UNICIDAD


Cuando miró a su alrededor nada había cambiado. El aire seguía envolviéndolo como funda térmica. El bullicio retumbaba adentro de sus oídos en estéreo. Voces lejanas, fraseo ininteligible, ojos de cerca en caras distorsionadas, remedos de afecto en muecas casi de caricatura.
Ansiaba fundirse. ¿Porque uno?

SIN VIERNES

Eligieron un día de la semana. Fue el de Venus, diosa de la belleza y el amor. Viernes de almas y cuerpos desnudos. De confidencias largas, musas inquietas y labios fundidos sin tregua. De eternidad revestida de sueño, toalla, peine y cepillo.
Venus fue vertiente, acorde, puente.
Su ausencia mutó a pasión crucificada en el calvario del viernes santo.
La semana, huera de viernes, cubrió de añoranzas la figura de los amantes descarriados.

LA CORONA DEL FIN

Hueco entre tus manos y mis manos, palabras ausentes entre tus labios y mis labios, opaca y vencida humedad entre tus ojos y los míos.
Diadema sin sustancia que corona victoriosa el corte del nudo gordiano.
Hay un Oriente por conquistar. Ya sin nuestro lazo.

TRIBUTO

“El alma no se expande hasta el infinito. Tampoco se estira como un elástico. Si jalan de ella en distintas direcciones se paraliza y desintegra. ¿Es su naturaleza ser roca inmóvil indemne a los golpes? ¿Es su razón la inmisericordia de los invasores? "
Líneas escritas por Jaime en la notebook. Que, una vez impresas, colocaría en el bolsillo interno del saco de Marcos. Junto a las imágenes silenciosas del rompecabezas que armaron varón con varón: Marcos y Jaime jugando a la pelota. Marcos enseñando, Jaime construyendo. Marcos soltando su risa de estruendo, Jaime atrapando caricias. Marcos y sus besos de hombre. Marcos sin puente y en caída libre. Marcos regresando a los inicios. Marcos sin vida. Jaime sin sangre.

EL SAQUEO DE MIS COLORES

En el otoño fue amarillo.
No más verde de ríos profundos, ni auroras con olor a sal. Tampoco azul de trajes a medida ni galope que consiga tanta vida acaparar. Ni siquiera naranja de fuego que transforme en cenizas tu yerro y la espina del vinal.
Fue amarillo de arena y desierto, de abandono y enfermedad.
Otoño que desnudó tu alma de zombi, ya sin la fiebre de mi cuerpo, ya sin mi imán.
Y fue el otoño amarillo el que te depositó en su rostro de medusa, en su boca de cancerbero, en su amor de sepulcro sumido en la eternidad.
Cabellera de serpiente asida a tu cuerpo, mirada pétrea enlazada a tu espíritu, conjuro de andar licencioso, existencia de monstruo invasora de mi bienestar.
Árida yo. Oscura y sin Perseo. Implorando revivir blanca en Atenea.

SERÁ JUSTICIA

La propiedad inmueble sede del hogar conyugal se adjudica a la esposa y a los hijos menores de edad. El vehículo utilitario al esposo. Se establece un amplio régimen de visitas. Le corresponde a la dignidad de ella el sesgo de la certera hoja de filo inclemente. El aburrimiento y la indiferencia al ego de él. A ambos un mar de olvidos, mareas de distancias y el fracaso vestido de humanidad.

LA ESTRATEGIA

Sabía bien los movimientos. Los tenía estudiados. No porque fuese una preocupación. Simplemente no conocía ni se imaginaba otra manera de actuar. Ella no fue la excepción. Ni sus ojos azules, ni su dibujado cuerpo de mujer abrieron la puerta a otra dimensión en el encuentro. Calculó meticulosamente los casilleros que los separaban. Entonces, se movió dos casillas hacia adelante, sin alejar sus ojos de su anhelo. Inmediatamente, giró una casilla hacia el costado izquierdo. Desde ese lugar expectante, analizaría el desplazamiento de ella, guarecido de cualquier posición de riesgo. La mujer, dueña de una intuición casi clarividente, absorbió la estrategia y se movió una casilla hacia delante y una al costado derecho. En ese sitio halló protección, serenidad y confianza. El, a su pesar, se notó molesto. ¿Por qué utilizaba su mismo plan? Resultaba más lógico y previsible que ella fuera directamente a su territorio, sin advertir el damero invisible dibujado en el suelo.
Desde donde el estaba, dos casillas adelante y una a la izquierda de la posición original, avanzó tres hacia delante y una a la derecha, mientras el olor femenino invadía el centro de sus sentidos. Ella se movió dos casillas a la izquierda y una adelante, con las sienes palpitantes, las rodillas flojas y la anticipación incrustada en la espera.
Esta vez, el no avanzaría. Calculó que sólo restaba aguardar la rendición. Miró hacia atrás, se obligó a pensar en su armadura y fortaleza, brillo y vanidad. En la perfección del plan que desde toda la eternidad, se había ideado sólo para el. Una vez más, el rompecabezas volvía a armarse a su antojo. Miró a la mujer fijamente, escudriñando su ya conocida alma, copia infinita de todas aquellas que antes estuvieron en su lugar. Sin apartar sus ojos de los de ella, en un breve minuto observó el principio de su herida, el movimiento perfecto que grabaría, en forma indeleble, la cicatriz más humillante de su orgullo níveo: la mujer bajó la mirada, dio media vuelta y se fue. Sin palabras, sin vacilación y con el nombre de la ausencia adherido a la espalda.


Cuento distinguido con el 2° Premio en el Concurso de Narrativa y Poesía del Diario El Liberal.
Muchísimas gracias a los organizadores del certamen y a su jurado de lujo. Mis felicitaciones a los demás autores distinguidos por sus textos de excelencia

QUE ASÍ SEA

Invocó a la muerte. Postrado a sus pies le suplicó que el galope siguiera esa huella. Su mirada de ira amarilla aguardó la respuesta de la esfinge. Es arena entre tus manos, contestó enigmática la guadaña. Tienes que esperar el próximo giro de la rueda.
Inyectado en ríos de sangre, caudaloso en borbotones de odio, comprendió que la muerte carecía de tiempos. El, en cambio, padecía de urgencias. No se demoró en la espera. Su hora había llegado. También la de Abel. Que así sea.

MIS TEXTOS

Me escondo y me exhibo. Mis disfraces, mis muecas, mis mentiras. Mis verdades filtradas por el tamiz de la irrealidad.
Mis falencias, mis gustos o lo que nunca seré. Cacería de la nada y mi todo, pesca de mi albur y circunstancias, carrera irrefrenable de la imaginación desbocada.
El asilo de mi orfandad, los ojos invisibles, las mentes anónimas. Sin cuerpos, sin manos, sin fronteras.
Buceo de letras en el mar incierto de conceptos, razones y desgarros. Profundidades oscuras, ejercicio a tientas, música de sordos, espejos sin Narciso.
Hijos de tan disímil identidad y esencia que extraña y sorprende a la vez.
¿Descubriré que soy la ciega vidente que escribe al dictado del mundo de las ideas?

LA CONQUISTA

El friso quiere ser misterio. El friso dispara. Ni siquiera roza mi cabello.
El friso grita imágenes sordas de monje, dragón y fantasmas. Permanezco ciega, muda.
Percibo su desasosiego. No me conmueve.
Su mirada está a cuarenta centímetros de mis ojos. Implora su ingreso al templo de las musas. Cual vengativa deidad, oprimo escape y se hunde en el infierno de la incertidumbre. Sabe que el día veintiuno fenece el plazo para conquistarme.

EL MEJOR BESO

¿Puede el aire transformarse en arena, densa correntada que con bravura inunda mi pecho?
¿Volverse tan, pero tan pesado, que apenas respirar levemente demande ahogos y suspiros sin freno?
Tal vez tu aliento se volvió llamarada que penetra e invade las cavidades de mi cuerpo, trasmutándolo en antorcha viva, consumiéndolo en ardores profundos, rojos de fuego. Entonces, es tu boca llena de urgencias, la que recorre mis labios sumisos al deseo y dibuja, con pasión infinita, el mejor beso.


Microrrelato que fue distinguido con la Primera Mención Especial en la categoría Microrrelato en el Certamen de Narrativa y Poesía de el Diario El Liberal. Profundo agradecimiento a sus organizadores y a su prestigioso jurado.
Mis Felicitaciones a los autores seleccionados por sus textos de excelente calidad.

EL ACECHO

La fiesta estaba en su apogeo. La danza transformaba los cuerpos en sensualidad pura, excusa perfecta para movimientos de cintura, caderas, pelvis.
Martín tenía sus ojos hundidos en ella. Bien formada, curvas para el infarto y una sensualidad poco común.
El cuerpo de Inés seguía el reggaeton de Daddy Yankee.
Isabel, Mariana y Carolina se movían a su lado, formando parte del espectáculo mejor montado.
El iba a decirle que estaba loco por ella, que cuando hablaban sólo miraba sus labios, la forma en que los movía, sus ojos de pestañas tupidas. Que verla todas las mañanas en el Juzgado del Crimen era el momento más esperado de su día. Se imaginó la pronta feria judicial de enero. Los dos trabajarían en el receso: Juez y Secretaria.
¡Hola Su Señoría!- dijo Inés-. ¿Leyó el Sobreseimiento?
-¡Está muy bien, Doctora! Trabaja en mi Juzgado la secretaria y la mujer perfecta.
-¡Que suerte! ¡Una resolución menos! dijo Inés mientras se alejaba.
¿Qué le pasa? ¿Te tira onda? -preguntó Carolina.
Riéndose, Inés contestó: huyo cada vez que se acerca. ¡Estos hombres tienen un poquito de poder y se creen dioses!

VERDE

Si tu mirada verde atrapa el destello de la luna, si tu bravo pecho depone las armas, si tu risa añora ser el eco de nuestras carcajadas de niña, si ya pintaste los escalones de verde, serás verde inmortal en el sendero, en el agua, en los lazos, en la memoria, en el quebranto. Y nunca más el verde será verde. Será únicamente el reflejo de tus ojos.

SOY ANDAR

Si te pienso una noche y te alejo al llegar la claridad
es porque los desvaríos se disipan con la aurora.
¡Cuantos deseos opacos se esconden agazapados en el sigilo!
No me recuerdes al final del camino.
Quiero ser perfume que atrape los sentidos, embriague, se adhiera a la piel
e irme cuando moje la lluvia que lave tus heridas.
No soy destino, soy andar.
No soy completa, busco las piezas robadas en este transitar.
No me odies. No me queda mucho para dar.

EVOLUCIÓN IMPERFECTA

—Marchan irremediablemente hacia la extinción —expuso Vigía del Origen.
—Es un espectáculo macabro, tanta belleza e ingenio a la par de la necedad y el egoísmo —replicó Aurora del Raciocinio.
Ser testigos detrás del espejo les recordaba el motivo de la partida. La ausencia de conexiones superiores entre las neuronas de aquellas criaturas es un signo de cuan imperfecta es la evolución. Provenían de un antepasado en común: el homo erectus. Posteriormente nacieron gemelos no idénticos por doquier. Algunos bloqueados al discernimiento: los homo sapiens sapiens.
Y ellos, los homo sapiens Neanderthalis, que desaparecieron del planeta inexplicablemente hace unos treinta y cinco mil años.
—¡Abandonamos hace tanto tiempo al homo sapiens sapiens en la Tierra! —caviló Vigía del Orden.
Aurora del Raciocinio refirió sonriendo: —Les envío luces y esferas de tanto en tanto con la esperanza de que incentiven sus conexiones dormidas.
—Es curioso que pierdas tiempo en juegos de niños —expresó Vigía del Origen mientras sacudía la cabeza—. Sus cerebros no están capacitados para entender.

LA DECISIÓN

Paralizada de miedo, Alicia se pegó a la pared. Los latidos del corazón retumbaban en sus oídos. La oscuridad la envolvía como un océano de lodo.
La cornisa sostenía únicamente las tres cuartas partes de sus pies de nácar. Sus dedos no tenían sustento. Por debajo y delante de ellos se abría un abismo insondable.
El agujero negro era irreductible y sin fisura. Poderoso imán a la espera de que el cuerpo de la mujer se fundiese en su seno.
El terror se convirtió en espada cuando percibió la mano en la espalda. La tocaba suavemente, preparándola para el impulso que la arrojaría al vacío.
Alicia profirió un grito ahogado incorporándose bañada en sudor. Era su cuarta noche de pesadilla.
Roberto se dio media vuelta y continuó durmiendo. Ella reconoció en su faz el hastío, la indiferencia y el desamor. Sus palabras salieron en cascada: te vas mañana. Vivir una mentira cuesta demasiado.
Cerró los ojos. Volvió al abismo que ahora olía a lavanda. Abrió sus brazos en cruz y se lanzó. Se sintió flotar, sostenida por la seda, las plumas y la red.
Había hecho lo correcto. La decisión estaba tomada.
Adivinó que su pesadilla jamás volvería.


Esta es la versión microrelato del cuento original.

JUEVES

Recogió las páginas donde estaban grabadas las estocadas míseras de su ventura. Uno: la traición del hermano. Dos: la infelicidad de ella. Tres: su mediocridad exasperante. Cuatro: el egoísmo encarnado en la soledad. Cinco: la rabia subyacente en el sarcasmo. Seis: la impotencia del que se sabe insuficiente.
Dobló prolijamente cada una de ellas y las escondió en el libro de la negación.
Serenamente, se apropió de las vestiduras de Júpiter. Ese dios justo y sabio que solo tenía una debilidad: se transformaba para realizar sus conquistas amorosas en animales como cisnes, toros o pájaros, pues no podía ser visto en toda su gloria.
Era jueves. Se disfrazó de amigo.