viernes, 26 de noviembre de 2010

DISPARIDAD BINOCULAR

Ante sus ojos, el tenía la grandeza de lo inconmensurable. Mar de aguas calmas, paciencia azul y besos de goma espuma.
Claro que Mariana carecía casi por completo de visión en el ojo derecho.
-Puedes estar tranquila. Me importas mucho- le dijo Benjamín en el oído una noche de brillo y tormentas. El único ojo sano de ella lo percibió gigante, luminoso como el Rockefeller Center en Navidad.
Ya que el destino siempre corre hacia adelante y casi siempre lo que ves, es; la mujer resolvió ir al oculista mientras el hombre decidía salir con amigos.
Simultáneamente al tratamiento previo a la cirugía ocular, Benjamín inició la ronda de miedos, dudas y espejos.
Sorprendida hasta los tuétanos, Mariana observó como la silueta de el se encogía, poco a poco y sin pausa.
Desdibujado detrás del -te llamo después- y del -nos vemos la semana que viene- , pronto cabía en la palma de su mano. Terca como una mula, lo aferró en su puño y se encaminó a la operación reparadora de la visión.
Mariana recuperó la vista de su ojo derecho y con ello, la disparidad binocular que es la forma de percibir profundidad, relieve y dimensiones. Abrió el puño para reconocer a su hombre y se encontró con una caricatura minúscula. La observó detenidamente. Sonrió y sin vacilación alguna, la arrojó bien lejos por sobre sus espaldas.


8 comentarios:

  1. Bien logrado! No es lo mismo ver que saber mirar, pero también funciona al revés. El que no mira bien es como el que no ve.

    ResponderEliminar
  2. Se cae un mito. A partir de este cuento lo de "el amor es ciego" no va más.Me da un poco de pena y no sé si apruebo el comportamiento final de Mariana. Lo voy a pensar.

    ResponderEliminar
  3. COMO SIEMPRE ME ENCANTAN TUS ESCRITOS UN ENORME PLACER LEERTE

    ResponderEliminar
  4. COMO SIEMPRE UN ENORME PLACER LEERTE UN SALUDO

    ResponderEliminar
  5. Muy real!!!!!
    Excelente relato! Me encantó!

    ResponderEliminar
  6. Hola María!
    te he conocido por casualidad, no se bien como, pero me alegro, porque he leído varios relatos y me han encantado, este en concreto, y por ser el último es el que comento.
    La disparidad a la que se enfrenta por su problema de visión está muy lograda, y los cambios experimentados al recuperar la visión, me han encantado por su dureza o incluso crueldad.
    Aquí me quedo, si quieres puedes pasarte por mi blog Que no me canso de ser
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  7. Nice microstorias , greeting from Belgium

    ResponderEliminar