sábado, 24 de julio de 2010

LA OTRA FUNDACIÓN

Cuando el tiempo no existía, o más bien cuando el tiempo era tierra de suelo y naturaleza, conjunción concentrada en manantiales y esteros, la Pachamama la fundó en sus sueños. No una vez. Tres veces. Guiada por Amaru, serpiente alada que atrapa la vitalidad del agua en ríos o vertientes y lleva los componentes de la vida escrito en sus escamas, la ubicó a la derecha del río que atraviesa la llanura. La hizo a su imagen, sencilla y proveedora, pero por sobre todo fecunda. Le donó su esencia femenina que engendra y proteje.
Con la sapiencia de lo inevitable y los dolores del inicio, amalgamó formas, tradiciones, razas y creencias. Fusionó deidades, santos, vírgenes, pueblos originarios, conquistadores, aventureros, música, bailes, rezos y alimentos.
La soñó eje del sincretismo cultural del norte y centro de Argentina: Ciudad Madre de Ciudades y cuna del folclore.
La Pachamama aun duerme y sueña. La Muy Noble Ciudad de Santiago del Estero la cobija en su regazo.

3 comentarios:

  1. Hola María Pía: el relato ya lo leí en Facebook. pero aprovecho para reiterar lo mucho que me gusta tu estilo.
    De paso,aprovecho para comentarte que he otorgado a tu blog los premios que previamente han sido otorgados a La Cuentoteca como parte de un intercambio entre blogueros del mundo. Pasá y verás un poco más de que se trata.
    Un beso.
    Miguel Angel.

    ResponderEliminar
  2. Pía: De tanto Facebook, no había descubierto tu blog todavía.
    Volveré a leer por aquí
    Besos

    ResponderEliminar