domingo, 28 de agosto de 2011

EXTRAÑA


Mi silencio
no es vacío,
es espejo.

Y te oculto, 
para evitar
los recuerdos de otra.

Extraña,
porque aprendí
primero
a jugar con las sobras
y después
a hacerlas añicos.

Ya el surco
no brama,
no hiede
Ya no me toca
el juego perverso
del toma y daca.

Y si duele
el reflejo
que mas da,
ya no arden
ni consumen
esas sombras
teñidas de azul.


2 comentarios:

  1. Exorcismo necesario, me parece.

    Un saludo tuyero desde Rancagua, Chile.

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias! Saludos desde Santiago del Estero, Argentina!!

    ResponderEliminar