viernes, 9 de abril de 2010

TRINO

El alma es demasiado invasiva y pesada. Mi cuerpo ya no quiere cargarla y mi razón tampoco encontró la forma de dominarla a su arbitrio. Dividida sin más.

1 comentario: