domingo, 4 de abril de 2010

TRIBUTO

“El alma no se expande hasta el infinito. Tampoco se estira como un elástico. Si jalan de ella en distintas direcciones se paraliza y desintegra. ¿Es su naturaleza ser roca inmóvil indemne a los golpes? ¿Es su razón la inmisericordia de los invasores? "
Líneas escritas por Jaime en la notebook. Que, una vez impresas, colocaría en el bolsillo interno del saco de Marcos. Junto a las imágenes silenciosas del rompecabezas que armaron varón con varón: Marcos y Jaime jugando a la pelota. Marcos enseñando, Jaime construyendo. Marcos soltando su risa de estruendo, Jaime atrapando caricias. Marcos y sus besos de hombre. Marcos sin puente y en caída libre. Marcos regresando a los inicios. Marcos sin vida. Jaime sin sangre.

1 comentario:

  1. ...pero si busca el infinito... que es nuestro verdadero motor de vida.

    ResponderEliminar