domingo, 4 de abril de 2010

JUEVES

Recogió las páginas donde estaban grabadas las estocadas míseras de su ventura. Uno: la traición del hermano. Dos: la infelicidad de ella. Tres: su mediocridad exasperante. Cuatro: el egoísmo encarnado en la soledad. Cinco: la rabia subyacente en el sarcasmo. Seis: la impotencia del que se sabe insuficiente.
Dobló prolijamente cada una de ellas y las escondió en el libro de la negación.
Serenamente, se apropió de las vestiduras de Júpiter. Ese dios justo y sabio que solo tenía una debilidad: se transformaba para realizar sus conquistas amorosas en animales como cisnes, toros o pájaros, pues no podía ser visto en toda su gloria.
Era jueves. Se disfrazó de amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario