jueves, 22 de julio de 2010

ARROZ CON LECHE

                                                                                                         “Arroz con leche”…
Mmmm me gusta. Mejor si lleva canela y vainilla. Tiene que ser cremoso y dulce.
“Me quiero casar”…
Eso no. Ni aun cuando las leyes lo permitan. No uso corsé. Me ahoga. ¿Porqué ceñir el amor desde el pecho hasta las caderas?
“Con una señorita”…
Ay si, si, si. Mil veces si. Tiemblo cuando labios femeninos me besan, manos de seda exploran mis convexidades y concavidades, susurros agudos se instalan en mis oídos y desaparezco disuelta en el éter cuando me roza esa piel sutil, lisa y almibarada.
“De San Nicolás. Que sepa tejer, que sepa bordar”…
Si llega de la luna, del Barrio La Católica o de Villa Atamisqui es igual. La discriminación de cualquier tipo me saca de mí. ¿Bordar, Tejer? Si lo hace con mis sentidos y el alma, dudo que la deje ir alguna vez.
“Que sepa abrir la puerta para ir a jugar”…
Definitivamente imprescindible. Mucho aire, viento, caricias, risas, sexo, amor, lealtad, libertad. Para jugar el inveterado juego prohibido de las copas sin falo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario