jueves, 26 de agosto de 2010

SIN HOJAS

Llevaba demasiado tiempo intentando hacerlo bien. Nunca quedaba satisfecho. Analizaba concienzudamente todas las alternativas posibles: más colores, menos sombras, algo de viento, un poco de agua, un matiz alegre, una pizca de gravedad. Cada etapa era evaluada implacablemente. Y jamás alcanzó sus pretensiones.
Sin ocultar su desencanto, lamentó profundamente su mala suerte.
El libro de su vida carecía de las hojas correspondientes a las instrucciones para su correcto armado.

2 comentarios:

  1. Que lamentable quedarse a mitad de camino.Aunque uno no es perfecto, hay que hacer lo posible por encontrar un sentido para nuestra actividad.
    Besos!!!

    ResponderEliminar