miércoles, 31 de agosto de 2011

ECO


Llevo mi puño
aferrado a tu risa
para sacudirlo bajito
al oído
esos días
en que la estrella equivocada
enceguece mis ojos
y mis pies
no tienen alas.

1 comentario: