domingo, 4 de abril de 2010

LA CORONA DEL FIN

Hueco entre tus manos y mis manos, palabras ausentes entre tus labios y mis labios, opaca y vencida humedad entre tus ojos y los míos.
Diadema sin sustancia que corona victoriosa el corte del nudo gordiano.
Hay un Oriente por conquistar. Ya sin nuestro lazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario