domingo, 4 de abril de 2010

LA CONQUISTA

El friso quiere ser misterio. El friso dispara. Ni siquiera roza mi cabello.
El friso grita imágenes sordas de monje, dragón y fantasmas. Permanezco ciega, muda.
Percibo su desasosiego. No me conmueve.
Su mirada está a cuarenta centímetros de mis ojos. Implora su ingreso al templo de las musas. Cual vengativa deidad, oprimo escape y se hunde en el infierno de la incertidumbre. Sabe que el día veintiuno fenece el plazo para conquistarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario