domingo, 4 de abril de 2010

NO TE MUERAS EN MI

Si la aurora reinó majestuosa en el rito ancestral del descubrimiento, si la incredulidad enmudeció la razón porque el espíritu resultó caleidoscopio, si el brillo cegó tus ojos, si aun los tajos profundos lastiman impidiendo el gozo, no me acompañes.
Añoro lluvia intensa que despierte o lava ardiente que avasalle.
Las manos tibias resbalan, evocan nostalgia y saben a poco.
No te quedes.
No te mueras en mí. No voy a yacer a tu lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario